Muchas mujeres asocian el parto directamente con la epidural. Pero, ¿cuántas personas son conscientes del impacto que este procedimiento de rutina de parto puede tener en el nacimiento y en los días siguientes?

Según la Dra. Sarah Buckley, autora de Gentle Birth, Gentle Mothering, sus efectos pueden alterar significativamente el curso del nacimiento e impactar la capacidad de la mujer de criar a su bebé después del nacimiento. “Transforma el parto en un procedimiento médico porque altera las hormonas que afectan la experiencia del parto, las hormonas liberadas tras el nacimiento y en la maternidad temprana, y tal vez a más largo plazo también. Nos estamos entrometiendo en un sistema antiguo diseñado para brindarnos éxito reproductivo “, dijo la Dra. Buckley.

“Es parte del diseño de la madre naturaleza que la madre se enamore del bebé. Hormonalmente, lo que está sucediendo es que los centros de recompensa y placer de la madre se activan poderosamente para que el bebé sea una fuente de placer que motive a la madre a darle el cuidado continuo que necesita “. Sin embargo, la Dra. Buckley dijo que una epidural interfiere con ese vínculo al causar una caída medible en las hormonas, particularmente la hormona del amor, la oxitocina.

Debby Gould, madre de dos hijos y coautora de “Cómo curar un mal parto: darle un sentido, hacer las paces y seguir adelante”, experimentó el impacto de una epidural con su primer bebé. “Tuve la suerte de poder estar durante bastante tiempo de mi parto en un entorno ideal con la ayuda de mis propias hormonas y hubo una marcada diferencia cuando tuve que someterme a una epidural. Pero tras dar a luz, inicialmente todo era confuso porque me sentía como aplanada, como si hubiera una brecha entre mi bebé y yo, no sentía que fuera mi hija “, dijo Gould. Los sentimientos maternos no aparecieron hasta el tercer día y tuvo problemas para amamantar.

Debby dijo que con su primer bebé tuvo problemas de vinculación. Pero con su segundo hijo, nacido sin epidural, el nacimiento fue eufórico y sintió una conexión instantánea en lugar de tenerla sensación de que “algo faltaba”. “La transición a la maternidad es difícil y si se pierden esas hormonas, esto afecta a todo: el vínculo, la lactancia materna y la capacidad de anteponer las necesidades del bebé y de sentirte bien con las tareas monótonas”, dijo.

Según la Dra. Buckley durante el trabajo de parto, hay un ciclo de retroalimentación en el que las sensaciones del parto envían mensajes al cerebro y el útero para producir contracciones más fuertes. “Si eliminas las sensaciones con una epidural, anulas el ciclo de retroalimentación y el trabajo se ralentiza, por lo que necesitas oxitocina sintética. También se reduce la oxitocina endógena liberada en el cerebro, que tiene efectos calmantes y analgésicos y activa la maternidad instintiva, que implica activar los centros de placer y recompensa “, dijo.

El presidente del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Nueva Australia y Nueva Zelanda, el profesor Stephen Robson, dijo que siempre habla sobre los pros y los contras de una epidural con sus pacientes. “Hay muchas implicaciones con la epidural, pero a veces es lo que le permite tener un parto vaginal”, dijo. “En algunas circunstancias, ralentiza el trabajo de parto, pero a veces el bebé puede estar en una mala posición y le permite rotar. Existe la posibilidad de que necesite un parto instrumental, pero también permite a las mujeres tener un parto vaginal “, dijo el profesor Robson. Sintió que el impacto de la epidural es bien comprendido por los obstetras. “El llamado efecto sobre las hormonas es variable. Le digo a la gente que puede ser un poco impredecible y que no hay dos personas que tengan la misma experiencia “, dijo el profesor Robson.

Para las mujeres que sí tienen epidural, la Dra. Buckley dijo que aún era posible volver a producir las hormonas maternas y activar los centros de placer y recompensa en el cerebro.

Recuperar las hormonas de la maternidad tras una epidural

La Dra. Buckley recomienda hacer lo siguiente:

  • Tener un contacto inmediato y continuo piel con piel desde el momento en que nace el bebé. Esto también ayudara a contrarrestar los efectos de los medicamentos en el bebé y ayudará a instaurar la lactancia materna
  • Amamantar lo más posible porque esto ayudará a poner en marcha todas las hormonas;
  • Tener a mano una consultora de lactancia en el hospital para garantizar que la lactancia materna se desarrolle de manera rápida y sin problemas.
  • No colocar un gorro en la cabeza del bebé, ya que reduce el contacto piel con piel y su impacto sobre las feromonas, que están diseñadas para aumentar las hormonas liberadas
  • Tener al bebé siempre contigo en la habitación mientras estés en el hospital.

Traducido del artículo: Many expectant mums think about having an epidural. But there might be an unexpected side effect.

Fuente: saludmentalperinatal.es

Share This