Fin de año…momento para hacer un cierre y un comienzo con sentido

Fin de año…momento para hacer un cierre y un comienzo con sentido

Sí, es cierto que entre los cierres que en el trabajo muchas veces nos solicitan, los pendientes urgentes que deben quedar resueltos antes de que termine el año, las compras de regalos y cenas navideñas, la creación de tarjetas y saludos, la asistencia a bailes del colegio, reuniones de apoderados, amigos secretos, las cenas y paseos de fin de año, entre tantas otros quehaceres (que pueden ser más o menos entretenidos dependiendo de nuestra actitud), cuesta detenerse… pero aunque sea un breve tiempo, el valor de esto puede favorecernos más de lo que pensamos. Les dejo acá algunas ideas para considerar en este proceso y que no pasemos en piloto automático al próximo año.

Gratitud: Ya sea a través de tarjetas navideñas escritas por ti (sana costumbre que es bueno recobrar) agradeciendo lo recibido y lo vivido junto a otra persona, dando directamente las gracias a quienes las merecen o en una reflexión personal, es bueno tomar conciencia de que hay cientos de cosas por las cuales podemos estar agradecidos. Sentirnos afortunados nos ayuda a valorar nuestra vida y lo que hacemos de ella, a tener una actitud más receptiva, incompatible con el miedo, amiga del optimismo, la felicidad y los vínculos, incluso podemos agradecer todo lo difícil que puede habernos tocado este año pues nos ha enseñado y nos ha dado la oportunidad de crecer, quizás en el mismo momento es complejo valorar las experiencias complejas, pero con el tiempo vamos hallándole el sentido, es toda una habilidad que podemos desarrollar.

En familia, podemos conversar en la cena de fin de año, qué fue lo mejor que vivió cada uno en el año, cuáles son las situaciones que logró resolver (confirmar que a veces las cosas no son tan terribles como imaginamos una vez que las enfrentamos), sentirse orgullosos por lo avanzado, por lo aprendido y felicitarse mutuamente, seguro esta práctica los ayuda a conocerse mejor y fortalecer los lazos.

Perdonar: Vivir con ganas de vengarse, rabias y resentimientos finalmente nos daña más de lo que imaginamos, es un peso que si podemos ir aliviando en el camino nos puede ayudar enormemente. Desde ahí, es importante revisar a quienes nos falta perdonar, qué nos impide hacerlo, entender que perdonar es algo que se hace más por uno mismo que por el otro, que no significa justificar, minimizar el daño u olvidar, pues eso no puede hacerse y el daño tuvo una herida quizás profunda en nuestra vida, pero hay otras maneras mejores de integrar la experiencia que el rencor. En este sentido, la compasión, darnos cuenta que no hay nadie totalmente malo ni totalmente bueno, que en ese momento la otra persona probablemente no tenía mejores herramientas o capacidades para hacer las cosas de un modo menos dañino, que todos somos distintos y tu abordarías los temas de formas diferentes pues tu eres una persona diferente, rescatar lo aprendido de la experiencia y ver cómo cuidarte y no exponerte de nuevo a esas situaciones (con estrategias distintas al aislamiento extremo del mundo….), pueden ser reflexiones que ayuden en el proceso de ir soltando, de ir reparando y perdonando aquello que aún duele en el alma.

Generosidad: estas fechas son especiales para regalar, pero en este sentido, quiero transmitirles que muchas veces si es posible, suele ser mejor regalar experiencias más que algo material… muchas veces los niños se entretienen más “con la caja que con lo que venía dentro” y si bien hay regalos simbólicos y con sentido, regalar un día de relajo, un curso de pintura, un taller de fotografía, kilómetros para viajar a un destino que elijamos, un picnic en un parque, una sesión de origami o entradas a un espectáculo que deseemos puede ser una experiencia más positiva y memorable, así como recibir regalitos hechos por las manos de quien te quiere, un dibujito con cariño, hay detalles que tienen más valor.

Por otra parte, ¿sabían que en nuestro cerebro se encienden las mismas zonas cuando das algo que cuando lo recibes?, el dar puede ser tan enriquecedor como recibir, por eso, elegir en familia regalar a otros puede ser una experiencia que enseñe y fortalezca a todos, ya sea escoger cartas en correos de Chile para ser “viejito pascuero” de un niño que lo necesita, regalar una cena navideña a una familia, entregar regalitos a personas que no son tan cercanas pero que podrían apreciarlo, o también la posibilidad de revisar a fin de año toda tu ropa y juguetes en buen estado para poder elegir cuáles podrían regalar a otros y así fomentar la generosidad y el desprendimiento de lo material, en vez del acumulamiento y apego hacia aquellas cosas que no son tan esenciales, son todas instancias de crecimiento.

Proyecto de Vida con sentido: cada año nuevo que llega es una oportunidad para reflexionar si la forma en que estamos viviendo corresponde o se acerca a la forma en que realmente queremos vivir, cuáles son nuestros pendientes personales, los sueños que han ido quedando en el camino, pues si estamos perdiendo el sentido de lo que hacemos, puede ser importante replantearnos y hacer algunos cambios, que no necesariamente necesitan ser radicales. Se trata de revisar y conectarnos con qué es importante para nosotros en la vida, si estamos distribuyendo el tiempo de modo acorde a aquello que más valoramos, si sentimos que estamos no sólo viviendo por y para nosotros mismos sino que nuestra vida trasciende buscando más allá del bienestar individual, un bienestar colectivo donde se incluye nuestra familia, los cercanos y para algunos a veces su entorno o comunidad.

Se trata de hallar el sentido personal que tiene tu vida, una motivación que te da fuerza para seguir siempre adelante y que te hace feliz… no estoy hablando de algo utópico, todos podemos tener una vida con sentido, “formar una familia unida”, “que mis hijos sean felices”, “poder generar mayor conciencia para cuidar nuestro medio ambiente”, “ayudar a otros a sanarse”, entre tantos otros sentidos, es conectar con tus fortalezas, con cuál puede ser tu aporte en la vida y que no sólo te favorezca a ti. Como dicen los grandes investigadores de la psicología positiva: “el sentido la mayoría de las veces se encuentra cuando miras y te das cuenta qué estás haciendo por los demás…”

Planificar y organizar: tendemos a hacer todo a última hora con la excusa de “no tengo tiempo” o “trabajo mejor bajo presión”, pero los estudios muestran que planificar (de forma flexible) y organizar bien tus tiempos, tus finanzas, tus proyectos, aporta enormemente a tu bienestar y distingue a las personas que se sienten más felices con sus vidas. Muchas veces preguntamos a otros ¿¿¿cómo te alcanza el tiempo para hacer todo lo que haces???, pero todos podemos hacer lo que nos propongamos si nos organizamos bien y en el fondo, todos lo sabemos y alguna vez lo hemos experimentado. Tengamos la voluntad de reorganizarnos, de ver qué integramos a nuestro día a día (más ejercicio, más reuniones con amigos, más encuentros de calidad con mi pareja, actividades motivantes en las que aprenda algo nuevo, etc.) y a qué vamos dedicando menos tiempo (facebook, vagar por internet, mirar sin ver la televisión, etc.) para que nos sintamos más satisfechos con la vida que estamos teniendo, más estimulados y con más energía.

Como ven, este fin de año está lleno de oportunidades, así que al menos detengámonos en alguna para que nuestro nuevo año sea aún mejor. Ser feliz y hacer felices a quienes nos rodean depende de nosotros mismos más que de aquello que nos puede suceder… Un abrazo grande y los mejores deseos para el año que se viene!!

Fuente: www.sanarte.cl

Educar en el Optimismo: 10 frases de Psicología Positiva

Educar en el Optimismo: 10 frases de Psicología Positiva

Nuestros hijos copian lo que ven, y si somos capaces de transmitirles una visión positiva de la vida, ellos también serán personas optimistas.

Por: Victoria González


oportunidad

Una oportunidad

“La vida es tu mejor oportunidad para ser más, para crecer y para disfrutar” (Bernabé Tierno)

imposibledef

¿Imposible?

“Mientras tú dices que es imposible hay alguien que ya lo está logrando”

brillante

Un día brillante

“Un día brillante depende más de tu actitud que del sol”

galeano

Aunque te caigas

“Si me caí, es porque estaba caminando. Y caminar vale la pena, aunque te caigas” (Eduardo Galeano)

estrellas

Sin miedo

“No debemos tener miedo a equivocarnos. Hasta los planetas chocan, y del caos nacen las estrellas” (Charles Chaplin)

espejo

Si buscas…

“Si estás buscando a esa persona que piensas que puede cambiar tu vida… te doy una pista: échale un vistazo al espejo”.

motivos

Motivos para ser feliz

“Deja de buscar motivos para ser infeliz. Enfócate en las cosas que sí tienes, y en las muchas miles de razones por las que deberías ser muy feliz”

preocuparte

Vive el presente

“El momento en el que dejas de preocuparte por lo que va a pasar empiezas a disfrutar de los que está pasando”.

valor

El valor de las cosas

“No eduques a tu hijo para ser rico, edúcale para ser feliz. Así, cuando crezca, sabrá el valor de las cosas, no el precio”

vivir

Vivir es…

Vivir es…

Nutrirte de sueños

Amar lo que haces

Disfrutar de lo que te rodea

Ilusionarte por cosas pequeñas

Valorar lo que tienes

Darte a los demás

Tener metas y enfocarte en ellas

Fuente: www.serpadres.es

Los niños tienen derecho a no dar besos ni abrazos si no quieren hacerlo

Los niños tienen derecho a no dar besos ni abrazos si no quieren hacerlo

En ningún caso hay que obligar a los niños a hacer cosas que no desean hacer como dar besos o abrazos tanto a conocidos como a extraños, hay que respetar sus decisiones y dejarlos elegir sobre sus cuerpos.

Todo el que tenga niños sabe que en la mayoría de los casos lo más normal es que se muestre verdaderamente renuente a dar muestras de afectos tales como besos o abrazos tanto a familiares como a conocidos y lo cierto es que obligarlos a hacerlo de todos modos es la peor de las opciones en cualquiera de los casos. Lo cierto es que obligar a los niños a demostrar afecto que no les nace de manera natural en realidad no los vuelve más sociables sino más vulnerables al abuso sexual y al desarrollo de conductas sexuales de complacencia, aunque los adultos desconozcan estas graves consecuencias.

Lo máximo que se le puede solicitar a un niño es que trate a los otros con respeto, pero nunca que haga demostraciones solamente por contentar a dicha persona o al adulto que se lo indica, ellos deben tener siempre el control de las elecciones en lo referente a su cuerpo y a la forma en la que interactúan con los otros, ya que mientras más rápido asimilen que tienen el total derecho de decidir qué hacer y con quienes, mejor será su desarrollo personal y más positiva su visión sobre si mismos, aprendiendo a respetarse y a cuidarse siempre, sin importar lo que digan los otros, algo que aunque parezca simple en una situación cotidiana de “dale un beso a la tía o se pondrá triste”, en realidad tiene un significado realmente importante en cuanto a no dejar paso a la manipulación, a la obligación o al condicionamiento.

Especialistas en el tema como la cofundadora y directora ejecutiva de Kidpower Teenpower Fullpower International, Irene van der Zande que maneja esta agrupación sin fines de lucro que se especializa en brindar información sobre prevención de la violencia y seguridad personal, indica:

“Cuando forzamos a los niños a someterse al afecto no deseado para evitar ofender a un familiar o lastimar los sentimientos de un amigo, les enseñamos que sus cuerpos en realidad no les pertenecen porque tienen que dejar a un lado sus propios sentimientos sobre lo que se siente bien para ellos”…“Esto lleva a que los niños sean abusados sexualmente, a que las adolescentes se sometan a comportamientos sexuales para ‘que yo le guste’ y a que los niños soporten el bullying porque todos están ‘divirtiéndose’”.

La gran mayoría de los padres no consiguen observar la magnitud del problema, obligar a un niño a tocar a la gente de forma inofensiva cuando ellos no lo sienten de forma natural los deja vulnerables a cualquier otra situación de riesgo con pederastas, teniendo en cuenta que en un alto porcentaje de casos de pedófilos, el abusivo es un conocido del niño, es sumamente probable que los adultos hayan obligado al niño a demostrarle “afecto” a ese individuo con anterioridad, por lo que el mensaje es realmente confuso para el pequeño, que se verá obligado a soportar los abusos ya que siente que eso es lo que sus padres quieren que haga.

Ursula Wagner, especialista de salud mental explica por su parte:

“envía un mensaje de que hay ciertas situaciones en las que lo que hacen con sus cuerpos no depende de ellos”…“Si son obligados a mostrar afecto aunque no quieran, más adelante los hace vulnerables al abuso sexual”.

Vía | El Mañana
Foto | Lance Shields de Flickr

El embarazo cambia el cerebro de la madre

El embarazo cambia el cerebro de la madre

La gestación reduce la materia gris de varias áreas mejorando la empatía con el hijo.

noticia_normal_recorte1

Los cambios en el cerebro de las embarazadas parecen permanentes. /GETTY

El cerebro de las mujeres embarazadas cambia, literalmente. Un estudio muestra por primera vez que la materia gris de las gestantes se reduce en áreas relacionadas con la empatía. Esta poda en las conexiones neuronales de la madre optimizaría determinadas funciones, como interpretar los estados mentales del hijo o anticipar posibles amenazas del entorno. Los cambios, no percibidos en los padres, se mantienen dos años después del parto.

A 25 mujeres les realizaron una resonancia magnética en el cerebro antes de quedarse embarazadas y después de tener al bebé. Los investigadores también escanearon la cabeza de los futuros padres. Como grupo de control, también tomaron imágenes de los cerebros de una veintena de mujeres y otro tanto de hombres que no habían tenido hijos.

El estudio, publicado en la revista Nature Neuroscience, desvela profundos cambios físicos en el cerebro de todas las mujeres durante el embarazo. En particular, detectó una marcada disminución de la sustancia gris en determinadas áreas de la corteza cerebral y no en otras. Las imágenes mostraron esa retirada de conexiones neuronales en zonas que los científicos relacionan con la cognición social, con la habilidad humana de ponerse en el lugar de los demás, de anticiparse a sus intenciones, de leer la mente del otro, es decir, de empatizar. Pero retirada no significa pérdida.

“A mayor eficacia cognitiva, menos sustancia gris. Es lo que llamamos poda adaptativa”, dice el investigador de Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y coautor de la investigación, Óscar Vilarroya. Este proceso de poda recuerda mucho a otro momento de la vida donde se desata otra tormenta hormonal: la adolescencia. “Los niños tienen más materia gris y en su paso a la adolescencia pierden conexiones neuronales”, recuerda Vilarroya.

La investigación mostró que esa reducción no va en detrimento de las habilidades cognitivas de las madres. Las gestantes obtuvieron la misma puntuación en varios test que las mujeres del grupo de control. “Lo que hace la poda es optimizar las conexiones neuronales”, sostiene la investigadora de la Universidad Carlos III y del hospital Gregorio Marañón, Susanna Carmona, también coautora del estudio.

_sumario_normal_recorte1

Las áreas del cerebro que más cambian durante el embarazo. /ÓSCAR VILARROYA

Esta disminución de la materia gris solo es cosa de madres. Las imágenes del cerebro de los padres no mostraban diferencias ni respecto de las de los otros hombres ni con las que les tomaron antes de ser padres. También comprobaron que las áreas que habían perdido más sustancia gris eran las que se activaban cuando una madre veía imágenes de su hijo pero no cuando contemplaba fotografías de otros niños.

Ambos hechos llevan a los investigadores a apostar por una conexión entre la hormonas, cambios físicos y cambios funcionales. “La inundación de hormonas que proceden del feto cambia el cuerpo y cambia también el cerebro”, opina Carmona.

Se trataría de un mecanismo adaptativo para que el pequeño tenga todas las de ganar. Como dice la coautora Erika Barba, también de la UAB, “los cambios en el cerebro afectan a áreas asociadas con funciones necesarias para gestionar los retos de la maternidad”. En esa línea podría ir otro de los resultados de esta investigación pionera: Dos años después del nacimiento, la mayoría de las madres se sometieron de nuevo al escáner cerebral. En todas, los cambios seguían ahí.

Fuente: www.elpais.com (por: Miguel Ángel Criado)

Foto: PhotoAlto/Frederic Cirou / Getty